¿Cómo eliminar el gotelé de mi casa?

Antes que nada, explicar para los desentendidos que el “gotelé” es una técnica para pintar paredes, la cual consiste en esparcir gotas de pintura espesa para dar a la pared un relieve granulado. De esa manera define la Real Academia Española a esta técnica que, si bien es un poco pasada de moda, no podemos negar que produce resultados encomiables. Actualmente, esta técnica ha caído un poco en desuso para la decoración de las paredes, ya que se suele preferir paredes lisas para posteriormente adornarlas con murales, papel tapiz, zócalos y entre otras opciones más moderas y, al mismo tiempo, económicas.

Debido a lo anterior expuesto, hoy en día muchas personas quieren modificar sus paredes rugosas para dejarlas lisas sin un ápice de incidencia del gotelé, ya que de esa forma podrán explorar las nuevas tendencias en decoración de paredes, las cuales requieren una superficie totalmente lisa. Eso sí, si tú quieres hacer esto tú solo, debes saber que para quitar el gotelé existen distintos métodos que debes aplicar o no según el tipo de gotelé llevado a cabo, es decir, si fueren realizados con plástico o al temple. Para cada uno de los tipos existen diversas técnicas de eliminacion que, a continuación, explicaremos.

Si no recuerdas o sencillamente no sabes qué tipo de gotelé fue empleado en tu pared, entonces puedes determinarlo tú mismo de manera fácil. Para eso, toma un poco de pintura de la pared en cuestión y ponla en agua; si se disuelve, entonces tu gotelé es al temple, pero de lo contrario tu gotelé es plástico. Una vez conocido esto pasaremos a eliminar la pintura, recordando quitar del espacio donde realizaremos el trabajo todos aquellos objetos cercanos y protegiendo aquellos que no podamos mover.

Para la supresion del gotelé al temple usaremos un ecoestabilizador, el cual es una sustancia que se mezcla con agua y se aplica sobre la pared rugosa al temple mediante un rodillo. Luego aplica agua de manera gentil sobre la pared con ayuda de un pulverizador. El paso siguiente será quitar las costras mediante una espátula de manera cuidadosa para no dañar el acabado de la pared. No olvides que la rugosidad ha sido ablandada así que no apliques mucha fuerza con la espátula. Ahora rocía nuevamente la pared con agua y listo. Si sigues cada uno de los pasos explicados a cabalidad, eliminarás la rugosidad y dejar tu pared totalmente lisa.

Para los gotelés plásticos, el procedimiento es un poco más difícil ya que la rugosidad de este tipo es más pétrea. En sí, se deben seguir los mismos pasos de la limpieza del gotelé al temple, pero luego de usar la espátula se debe utilizar algún tipo de pasta para nivelar la pared y volverla totalmente lisa. Alisa la pared con una lija para lograr el acabado perfecto. Mejores resultados obtendrás si aplicas un poco de pintura sobre la pared en cuestión. No olvides solicitar la ayuda de los profesionales de la pintura para no cometer ningún error.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *